Cuenta la leyenda que el emir de Sevilla, Ibn Abed, dotó a la bella princesa Zaida con distintas poblaciones cuando esta fue dada en matrimonio al rey Alfonso VI a cambio de una alianza militar. Corría el año 1082 y la villa poco a poco fue adquiriendo renombre e importancia hasta convertirse hoy en uno de los centros monumentales más destacados de la provincia de Toledo de indispensable y atractiva visita.

Plaza Mayor de Ocaña

Se levanta el conjunto urbano en la llamada Mesa de Ocaña, abriéndose a las llanuras manchegas. Cruce de caminos con numerosos manantiales que convertían sus tierras en campo productivos, en su entorno han aparecido restos arqueológicos que dan cuenta de poblaciones pertenecientes al Paleolítico Superior, y a las épocas romana y musulmana. Ocupada en 1139 por Alfonso VII, y durante la Edad Media se convirtió en centro militar, político y religioso, fue capital de los Maestros de Santiago, residencia de reyes y emplazamiento de numerosas congregaciones religiosas.

Iglesias y conventos

La visita permite descubrir un magnífico conjunto urbano de trazado medieval. Aparecen ante nuestro ojos casonas nobiliarias, palacios, grandes complejos conventuales, monumentales iglesias y espacios públicos de significativa belleza.

Entres estos último destaca su espectacular Plaza Mayor porticada cuya fachada principal corresponde al Ayuntamiento con el escudo armas de la villa en su entrada.

Coro de Santo Domingo de Guzmán

El viajero deberá detenerse en algunos de los edificios más significativos como la iglesia  de San Juan Bautista, de los siglos XIII al XVII y ejemplo de la arquitectura mudéjar toledana; o la iglesia parroquial de Santa María de la Asunción del XII al XVIII con su torre de dos cuerpos de diferentes estilos. Entre los conjunto conventuales destacan el de Santo Domingo de Guzmán, de construcción renacentista con un claustro de dos alturas, el de San José de Carmelitas Descalzas, el de Santa Catalina de Sena de madres Dominicas y el de las Clarisas.

Arquitectura civil

En el paseo por callejas y plazuelas descubriremos edificios de carácter civil de excelente traza, como el palacio de los Cárdenas del siglo XV con su bella portada gótica. Muy cerca se levanta la torre de San Martín, único vestigio de la antigua iglesia del mismo nombre junto a su portada plateresca. Merece la pena acercarse al teatro Lope de Vega, antiguo colegio de Jesuitas, en el que despuntan la portada de piedra y la torre neomudéjar, y en cuyos aposentos buscaron inspiración Lope de Vega y Francisco de Quevedo. El palacio del Conde de Mora o la Casa del Capitán Pozuelo Espinosa son ejemplos del esplendor de la villa, así como la Fuente Vieja.

Patio del palacio de los Cárdenas
Fuente Grande

A las afueras de la ciudad, entre el núcleo urbano y campos de cultivo, se encuentra la Fuente Grande, monumental obra dedicada al agua, del siglo XVI, cuya parte externa se divide en dos zonas, la fuente  formada por una gran plaza que se cierra con una amplia galería de piedra cubierta y decorada con veintidós pilastras toscanas y un entablamento corrido en la que se encuentran además los abrevaderos; y la parte de los lavaderos en donde se sitúan dos inmensos pilones.

Semana Santa

Semana Santa

Un magnífico momento para visitar Ocaña es la Semana Santa, fiesta declarada de Interés Turístico Nacional. Desde hace más de 400 años, desde el Domingo de Ramos al Domingo de Resurrección, los majestuosos desfiles procesionales toman las calles de la villa. Diez hermandades y cofradías con más de 2.000 cofrades convierten calles y plazas en silencioso y recogido sentimiento de fe y tradición.

Y para reponer fuerzas es imprescindible degustar la gastronomía ocañense, muy ligada a la tradición de los fogones manchegos. Son tradicionales sus asados, el cuchifrito, las calderetas de cordero, las gachas o puches, las migas, las judías con perdiz, el arroz con libre o el pisto, sin olvidar sus quesos y su sabrosa repostería.

¡Buen viaje y buena suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *