Esta ruta, circular, con comienzo y fin en Los Yébenes, recorre algunos de los parajes más bonitos de la villa. En sus 15 km alternamos senda, camino y asfalto; dificultad media, cerca de tres horas y media andando si lo hacemos entero.

Los Yébenes se encuentra a los pies de la sierra del mismo nombre. Allí a lo alto nos dirigimos para disfrutar de las excepcionales panorámicas de los valles circundantes.

El primer punto a destacar tras salir del pueblo es la ermita de San Blas, del siglo XVI. Aquí, los primeros días de febrero se organiza la romería en honor a su Patrón. Muy cerca se puede visitar una mina de hierro a cielo abierto de origen desconocido. Desde allí, el camino prosigue por una zona llena de especies autóctonas como jara, enebro y retama que se mezclan con pino de reforestación. Al culminar la subida encontramos un pequeño mirador y un merendero.

El camino se vuelve empedrado y serpenteante hacia la crestería molinera. En lo alto, el molino del Tío Zacarías y el Torrecilla, del siglo de XVI, gozan de elementos originarios que permiten recrear la molienda a la antigua usanza. Se ha recuperado la antigua Casa del Molinero y sirve en la actualidad como centro de visitas y museo etnológico.

Se visitan previa cita en 925 348 537 / 676 412 441 o turismo@losyebenes.es

A partir de este punto el camino se estrecha en una senda por la cuerda de la sierra y nos conduce hasta la zona conocida como Montón de Trigo, que son los restos arqueológicos de un antiguo asentamiento romano.

La ruta prosigue ofreciéndonos impresionantes vistas de toda la comarca, de la vecina pedanía de Marjaliza, de la Chorrera –una pequeña cueva con pinturas rupestres– y del risco Ramos –uno de los parajes más conocidos de Los Yébenes–; del mar de olivares, que surte a Los Yébenes del exquisito aceite de variedad cornicabra; de la flor del almendro.

El punto más alto del recorrido, el pico Velado (1.069 m), es el sitio idóneo para detenerse a observar. Al sur veremos el amplio valle del río Algodor, afluente del Tajo, abrazado por los Montes de Toledo.

Recomendamos completar esta jornada de naturaleza visitando el sorprendente Museo de Ciencias Naturales. Una visita perfecta para realizar con niños. El museo surge a raíz de un convenio firmado entre el Ayuntamiento y el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid.

En el pueblo, donde podemos pasear y recuperar o coger fuerzas, el barrio del Toledillo conserva todo el carácter morisco de callejas estrechas e intrincadas donde, según las leyendas medievales, se practicaban oscuras artes mágicas y era morada de brujas y hechiceras.

“Senderos de Toledo” es un proyecto de la Diputación de Toledo para difundir el conocimiento de los entornos naturales e históricos de la provincia a través de la creación de itinerarios para la práctica del senderismo. Todos los itinerarios incluidos en el proyecto están señalizados en base a la normativa de senderos de la Federación de Deportes de Montaña de Castilla-La Mancha.

Consulta o descarga folleto y track aquí.

Más información en http://turismo.losyebenes.es/

¡Buen viaje y buena suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *