En la comarca de la Jara toledana, al suroeste de la provincia, la erosión del río Gévalo forma un precioso valle. Dentro de ese valle, al refugio de la espectacular sierra de Sevilleja y su pico Atalayón (1293 m), existe una pequeña y frondosa garganta atravesada por el arroyo de Las Lanchas, una insólita zona natural protegida: la Microrreserva de la Garganta de Las Lanchas.

Nos hallamos ante un tesoro escondido, en un impresionante lugar que parece detenido en el tiempo, rodeados de agua, montañas y la misma exuberante naturaleza que hace 300 millones de años.

Plantas prehistóricas

Sus condiciones especiales de humedad y temperatura han permitido conservar especies y formaciones vegetales más propias de climas oceánicos e incluso subtropicales, manifestaciones vegetales aisladas que constituyen los últimos restos de unas formaciones desarrolladas bajo condiciones climáticas que ya no se dan en el territorio, por lo que pueden ser calificadas de auténticas reliquias de los bosques de laurisilva que poblaron la península hace 300 millones de años.

De todas las especies vegetales que podemos encontrar aquí, la más rara y singular es un arbolillo de hoja perenne llamado loro (prunus lusitanica), emparentado con prunos, rosales y especies similares. Existen unos 150 ejemplares catalogados.

Otras especies singulares –por no ser muy abundantes en la zona centro o estar protegidos– son el tejo, el acebo, el abedul o el serbal. También podemos encontrar grandes formaciones de roble en la zona de umbría, y sauces y matorrales de brezo junto al cauce del arroyo, donde también es interesante la gran variedad de helechos.

En cuanto a la fauna, la especie más curiosa es el lagarto verdinegro (lacerta schreiberi), que en la región sólo habita en los Montes de Toledo y la Sierra de Ayllón. No es fácil verlo. También sería una suerte encontrar grandes rapaces, aunque las hay: el águila real, el águila culebrera, el buitre o el azor.

La excursión: buscando cascadas

El acceso natural al espacio se realiza a través de un camino que arranca en el kilómetro 2,700 de la carretera TO-7531-V, a la altura del cementerio de Las Hunfrías (pedanía de Robledo del Mazo). En las inmediaciones de dicho cementerio se puede estacionar el coche.

Fotos de andandorutas.blogspot.com © Todos los derechos reservados

Desde ahí, el camino se adentra unos 3 km en el bosque hasta el inicio de la Microrreserva, donde encontraremos una caseta y paneles explicativos. El primer salto de agua está casi inmediatamente. Hasta aquí la ruta es un precioso paseo.

En este punto salen 3 tramos señalizados que van, junto al arroyo, hasta diferentes cascadas –hay 5 cascadas en total, sólo 2 de ellas de fácil acceso–. Vaya por delante un aviso para el resto del camino: mucho cuidado al pisar las lanchas –o rocas lisas– donde haya humedad.

Algo más complicado y exigente, caminando entre grandes pedrizas o canchales, el siguiente tramo de la senda nos lleva a un segundo salto de agua donde encontraremos una poza muy bonita, ideal para descansar. 

1ª y 2ª cascada. Foto de Nemmoch © Todos los derechos reservados

Desde aquí, siempre por el fondo de la garganta y rodeados de exuberante bosque, entre robles y jaras, el trayecto se complica hasta la tercera cascada.

Ya para más valientes, considerada ruta de alta montaña, el tramo extra: subir al pico Atalayón. Al final de la última cascada nos encontramos con una fuerte subida por un cortafuegos hasta el cordal de la Sierra de Sevilleja, desde donde hay unas magnificas vistas, hacia el sur, de Anchuras (Ciudad Real). Por la pista de tierra que transcurre por el cordal se alcanzan los 1.293 metros del Atalayón. Desde su vértice geodésico hay una impresionante vista del valle del río Gévalo y los pueblos de Navaltoril y Piedraescrita.

Pico Atalayón © Foto de Eduardo100. Todos los derechos reservados.

El recorrido completo es una caminata de unas 6 horas –descansos incluidos– y un desnivel acumulado de 730 metros.

Información

  • La visita al espacio es libre, aunque cuando las actividades son realizadas en grupos superiores a 20 personas o con ánimo de lucro, sí se necesita permiso.
    Teléfonos:
    Ayuntamiento de Robledo del Mazo: 925456701
    Información: 925456701
    Guías-Guardas: 925456701
  • El Ayuntamiento de Robledo del Mazo dispone de un servicio de guías por si se quiere realizar la visita acompañado por personas conocedoras del entorno y sus valores (mismos teléfonos).
  • Es importante respetar la señalización, pues existen varias zonas de acceso cerrado para recuperar la vegetación protegida, muy deteriorada por el continuo pisoteo.
  • Para organizar la jornada, recomendamos visitar el Centro de Interpretación de la Garganta de las Lanchas en Robledo del Mazo. Las visitas al Centro se pueden solicitar en: 925 45 67 01 / 620 97 20 63 / 629 22 72 11.

Web: www.valledelgevalo.es

Descargas:
Folleto
Mapa

La Microrreserva está protegida dentro del apartado de flora amenazada, está incluida en la Red Natura 2000, formando parte del Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y de la Zona de Especial Protección para las Aves “Montes de Toledo”. También forma parte del área crítica del águila imperial y de la cigüeña negra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *