Sucede muchas veces con compositores de pop o de rock: conocemos la canción, pero no recordamos el autor. Alonso de Covarrubias podría ser una de esas estrellas: todos hemos visto alguna de sus obras… sin saber que es suya. Muchos de los más emblemáticos edificios y espacios de Toledo –desde el Alcázar a la plaza del Ayuntamiento, pasando por la puerta de Bisagra o el Hospital Tavera– llevan el sello de este ilustre –y a menudo olvidado– vecino de Torrijos.

Covarrubias (Torrijos, 1488) fue un creador incansable que estuvo siempre a la vanguardia de los avances arquitectónicos de su época, hasta convertirse en uno de los mejores arquitectos del siglo XVI. En palabras de Gregorio Marañón, «el más importante arquitecto toledano de todos los tiempos y uno de los principales del Renacimiento español.»

Recorrer la biografía de Covarrubias es recorrer una época, el siglo XVI, llena de acontecimientos importantes en lo artístico y en lo histórico; y es también recorrer lugares emblemáticos de la ciudad de Toledo, de la provincia y, si quisiéramos ir más allá, de España.

En estas fotos vemos una de las primeras obras en las que participó Covarrubias: la Colegiata de Torrijos, su pueblo natal. Fue mandada construir entre los años 1509 al 1518 e intervinieron en su traza los hermanos Egas (Enrique y Antón), a cuyas órdenes ya trabajaba el joven Alonso. El 3 de mayo de 2018 se cumplirán 500 años de la primera misa, así que durante este año se conmemora el 5º centenario de la Colegiata con gran cantidad de actos, entre los que destaca una gran exposición que tendrá dos sedes: la misma Colegiata y la Catedral de Toledo. Visitar la Colegiata es visitar una de las más significativas obras de arte de Castilla-La Mancha.

La web www.colegiatadetorrijos.com nos informa puntualmente de todos los actos de este aniversario.


Nos sirve esta celebración y esta espléndida construcción como punto de partida para recorrer la obra de don Alonso. Ésta se disemina por toda la geografía española, pero nos centraremos en lo más destacado de Toledo y su provincia.

Hasta 1526, desarrolló sus iniciales saberes de cantero y tallista, y no fue hasta finales de los años 20 cuando su genio en la traza de monumentos ve la luz.

En 1529 le fueron aceptadas sus trazados para la capilla de los Reyes Nuevos en la catedral de Toledo. En 1530 dio las trazas para la portada de Santas Justa y Rufina, donde trabajó hasta 1542.

En 1534, a la muerte de su maestro Enrigue Egas, fue nombrado maestro mayor de la catedral de Toledo. Desde entonces centró su labor en la ciudad de Toledo. Dirigió las obras de San Clemente en Toledo.

Convento de San Clemente, Toledo

Trazó también la Colegiata de San Benito Abad (Yepes), conocida como la Catedral de la Mancha.

Colegiata de San Benito Abad (Yepes)

A partir de 1535 traza la escalera claustral del actual museo de Santa Cruz en Toledo.

Museo Santa Cruz, Toledo © Palickap

También la escalera, fachada, patio y jardines del palacio arzobispal de Toledo.

Palacio Arzobispal © José Luis Filpo Cabana

En 1537 alcanzó su más alto honor cuando Carlos V le nombró, junto a Luis de Vega, maestro de obras reales de Madrid, Toledo y Sevilla, encargándose, por ejemplo, de la remodelación del hoy desaparecido Alcázar de Madrid, que se levantaba en la actual ubicación del Palacio Real.

En 1541 trazó la parte principal del palacio arzobispal de Toledo y el patio real del convento de San Pedro Mártir de Toledo.

Claustro de San Pedro Mártir, Toledo

En esa época, cénit de su carrera y su arte, Covarrubias levanta, a partir de 1541, el Hospital Tavera de Toledo, obra que por sí sola le hubiera consagrado como un genio. Con ella se convierte, superando viejos cánones góticos y platerescos, en el principal representante del Manierismo serliano (por la influencia de Sebastiano Serlio) español.

Claustro del Hospital Tavera, Toledo

También en esos años concluyó la iglesia de Santa Catalina en Talavera y la de La Puebla de Montalbán.

Hacia 1547-1548 interviene en la famosa Puerta de Bisagra de Toledo.

Puerta de Bisagra, Toledo

En 1552 se constata su actuación en la sacristía de la parroquia de Almorox (Toledo), en la iglesia de San Román (Toledo) [ver foto de cabecera], en la casa de don Diego López de Ayala (Casasbuenas), en el ayuntamiento y parroquia de Illescas, en la de Corral de Almaguer y en la torre de la de Olías del Rey.

Iglesia Parroquial de Corral de Almaguer
Iglesia Parroquial de Corral de Almaguer

Alonso de Covarrubias murió en Toledo en 1570, convertido en la principal referencia para nuevos arquitectos como Juan de Herrera, quien llevó a las últimas consecuencias los modelos y líneas de trabajo utilizados por el maestro torrijeño al final de sus días.

¿Te sonaba alguna de sus obras? Efectivamente.

¡Buen viaje y buena suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *