«Cuando el corazón está embargado de pasión, están cerrados los oídos al consejo, y en tal tiempo las palabras sensatas, en lugar de amansar, acrecientan la saña»

Calisto es un joven noble, apuesto y de preclaro ingenio que queda profundamente enamorado de la también joven Melibea. Ante el rechazo de ésta, y aconsejado por su criado Sempronio, se pone en manos de Celestina para lograr los favores de su amada. Mediante artimañas la alcahueta logra que Melibea se enamore de Calisto. Hasta aquí la historia de amor.

Calisto había prometido una cadena de oro a Celestina si sus deseos se hacían realidad; el resto de sus criados, que han participado en el plan urdido por la alcahueta, reclaman su parte y, ante la negativa de Celestina, la matan. Los criados son apresados y ejecutados. Calisto, al conocer estos sucesos corre a ver a su amada y cuando desciende por una escalera de cuerda ésta se rompe y pierde la vida. Ante la muerte de su amado, Melibea sube a una torre y se arroja al vacío. Hasta aquí la tragedia.

La Celestina, la genial obra de Fernando de Rojas, sigue siendo, más de 500 años después de su publicación, objeto de estudios, investigaciones e interpretaciones. El amor es sin duda el tema central, pero no faltan aspectos tan actuales como el de la corrupción, a fin de prevenir «contra los malos y lisonjeros sirvientes» que degradan a sus amos; o interpretaciones de todo tipo sobre las intenciones del autor: las hay morales, artísticas, existencialistas, de crítica social, filosóficas…

También es cierto y seguro que esta obra maestra de la literatura universal, que ha fascinado desde siempre a los lectores, fue escrita por Fernando de Rojas –dejamos a los estudiosos que sigan investigando sobre la existencia de un segundo autor- nacido en la década de 1470 en la localidad toledana de La Puebla de Montalbán. Y el pueblo que le vio nacer y crecer, del que se marchó a estudiar a Salamanca para luego viajar a Talavera de la Reina donde ejerció como Alcalde Mayor, le rinde homenaje desde hace 18 años con la celebración del Festival Celestina la España de Rojas.

El Festival es una «hermosa aventura teatral» -como señalan sus promotores- que este año se celebra del 19 al 25 de agosto. Durante siete días la localidad se convierte en un gran escenario con representaciones teatrales, música antigua, danza, teatro para niños, conferencias, talleres y hasta un popular mercado renacentista.

Si el viajero acepta un par de consejos sobre el extenso programa, le recomendamos que no se pierda las representaciones que se realizan en las cuevas y patios diseminados por diferentes zonas del pueblo, cuya recaudación tiene la singularidad de destinarse al mantenimiento de los mismos y a cubrir el coste de aquellos –pocos- actores principales profesionales que participan -la mayoría de los actores son vecinos de la localidad-. Además, no debe faltar a la cita con la tradicional representación de La Celestina que, con centro neurálgico en la bella Plaza Mayor, recorre parte de las calles del pueblo hasta llegar a la torre de San Miguel.

Sin duda una oportunidad para adentrarse en este auténtico best seller, fuente de inspiración para el Siglos de Oro, una de las bases sobre las que se cimentó el nacimiento de la novela y el teatro moderno y que según el propio autor fue «compuesta en reprehensión de los locos enamorados, que, vencidos en su desordenado apetito, a sus amigas llaman e dizen ser su dios. Assí mesmo fecha en aviso de los engaños de las alcahuetas e malos e lisonjeros sirvientes».

Además, no debe dejar el viajero de pasear por las calles La Puebla; acercarse a las ya mencionadas Plaza Mayor y Torre de San Miguel; visitar las ermitas de Nuestra Señora de la Soledad, de San José y del Cristo de la Caridad, el barroco Convento de Franciscanos, el de las Concepcionistas o la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Paz; y visitar el Museo de la Celestina, que rinde homenaje a la obra y a su autor.

¡Buen viaje y buena suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *