Ruego a vuesas mercedes guarden silencio y escuchen la aterradora historia ocurrida en Consuegra un 15 de agosto del año 1097…

El siglo XI está a punto de expirar. La península ibérica está divida en dos mitades: al norte los territorios cristianos, al sur los árabes y sus reinos de taifas. Este convulso periodo está plagado de escisiones, luchas tribales y fratricidas, continuas escaramuzas y grandes batallas que poco a poco fueron gestando los orígenes del reino de España y provocado la decadencia del esplendor de al-Andalus.

Corre el año 1097 y el temible ejército almorávide acantonado en Córdoba se prepara para recuperar los territorios perdidos en el centro y norte de la península. Uno de los objetivos es Toledo, plaza desde la que el rey Alfonso VI prepara la batalla con el apoyo de Diego Rodríguez, único hijo varón del Cid Campeador, que con 300 caballeros se dispone a defender el reino cristiano.

Es 15 de agosto, las tropas cristianas se enfrentan a las almorávides en Consuegra. La cruenta batalla supone la derrota de las huestes de Alfonso VI y la muerte del hijo del Cid. Lo que queda del ejército cristiano se parapeta tras los muros del castillo donde consiguen resistir un asedio de ocho días, tras los cuales el ejército almorávide se retira y regresa a Córdoba.

Más de mil años después (1.020 para ser exactos) se recuerdan estos episodios en Consuegra Medieval, una recreación histórica de todos aquellos acontecimientos que se desarrolla el fin de semana anterior al 15 de agosto en esa localidad de la Mancha toledana.

El espectáculo está asegurado para el viajero

Se celebran siete representaciones, tres de ellas de especial relevancia, que congregan a miles de espectadores: el Fonsado Castellano, que se desarrolla en el Castillo de la Muela y narra la vida de sus habitantes durante la batalla y posterior asedio (sábado 12 y domingo 13 desde las 12:15 h); la Almofalla Almorávide, en el Paseo Ramón y Cajal, que cuenta los hechos que provocaron la llegada almorávide a Consuegra (sábado 12 y domingo 13 desde las 12:00 h); y el As–Satrany en el que se representa la Batalla de Consuegra sobre un tablero de ajedrez gigante situado en la Plaza de Toros y que nos permite vibrar con el choque de los dos ejércitos en un espectáculo que conjuga teatro, música y danza (viernes 11 y sábado 12 a las 23:00 h). Atención porque estas tres recreaciones son de pago y conviene sacar las entradas con antelación.

Pero eso no es todo, durante todo el fin de semana tienen lugar varias recreaciones históricas gratuitas que narran las vísperas de la batalla, la ceremonia fúnebre en honor de Diego Rodríguez o la Danza de la Muerte, un ritual de la Baja Edad Media. También se puede disfrutar del popular mercadillo artesano.

Vivir Consuegra Medieval es participar de un salto en el tiempo en el que participan 450 voluntarios que tras semanas de ensayos y meses de trabajo desinteresado convierten este evento en un espectáculo único.

Descubrir Consuegra

Además es una ocasión de oro para conocer la bella localidad toledana, subir al Cerro Calderico, que emerge con su imponente Castillo de la Muela y sus molinos de viento, desde el que se tiene una vista privilegiada de la llanura manchega. Si el viajero tiene la oportunidad es recomendable contemplar la espectacular puesta de sol desde este paraje.

El propio casco urbano de Consuegra invita al paseo disfrutando de la Ermita del Santísimo Cristo de Veracruz, con su fachada de mármol blanco; la iglesia parroquial Santa María la Mayor, con su cripta mudéjar; el Convento de las Madres de la Inmaculada Concepción, que recrea el gótico mudéjar; la plaza de España; el sobrio Ayuntamiento, el Palacio de San Gumersindo; el edificio de Los Corredores, del siglo XVII, con una bella balconada de madera típicamente manchega, que actualmente aloja el Museo Arqueológico Municipal; la Presa Romana; o La Tercia.

Todo tipo de consejos para disfrutar al máximo de la Batalla de Consuegra junto a Alfonso VI, Diego Rodríguez, las tropas almorávides y los reinos de Taifas en esta Guía Práctica.

¡Buen viaje y buena suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *